Advertisement

Advertisement

Advertisement

Advertisement

La despedida de Bocas ayer fue así: lo mejor que pude hacer en el último día y medio en el que una gastroenteritis bonica bonica acabó con mis huesecitos en las Urgencias de Isla Colón. "A ningú que li passe", porque no tenían medicación para frenar

Advertisement

Advertisement

Nada más salir del muelle el barquero nos ha advertido que quizá no pudiéramos llegar a la isla de los pájaros, que está en mar abierto y en esta temporada esta bravo. No lo parece en la foto, pero lo estaba. Aún así y con mucha habilidad, nos ha ace

Bodegón bocatoreño: una "casa" al aire libre, sin paredes. Unos juegan al dominó (por la tarde ya estaban ahí liados), otros bailan compas, música típica caribeña, que suena y resuena en toda la calle. Todos ríen y beben Balboas y ron. Maravilla. #el

Advertisement

Advertisement

Advertisement

arrow